miércoles, 29 de septiembre de 2010

Casa de Verano para Cobayo


O "Casa Gruyère".

Nelo necesitaba una nueva casa. En las fotos visteis que la baserri estaba mordida por todas partes y el techo se empezó a romper (es lo que tienen las casas con techos de madera, que siempre se estropea eso lo primero).

Con la segunda casa hay que tener en cuenta qué es lo que menos le ha gustado a tu cobayo. Nelo redondeó muchos de los huecos de las ventanas y arregló una de ellas para que funcionara como puerta. Además era demasiado alta y oscura, y a Nelo le gusta mucho la luz.

Decidí hacer una casa de líneas sencillas, con ventanas y puertas redondas. Todas las aberturas son círculos o secciones de círculos. Tiene un "patio" sin cubierta y está cerrado con lamas de madera separadas, que le permiten ver lo que hay al otro lado. En la cubierta se abren muchos agujeros para dejar entrar la luz, a Nelo le pone muy feliz ver la luz del sol. Una pequeña "pared" separa los dos ambientes.

MATERIALES:

Todos los materiales son comestibles y no tóxicos:
-Cartón pluma, de unos 3mm
-Cola blanca
-Madera de balsa de 1mm o más

Esta foto os enseña el montaje y los materiales, super-sencillo todo.



Os recomiendo muy-mucho que le hagáis una casa a vuestro cobayo, le encantará modificarla con sus dientecitos, le hará sentirse protegido cuando esté fuera de su caja y quiera descansar, y podréis entender qué le gusta.

Se me ocurrió que podría hacerle una "cobipuerta" en uno de los lados: un círculo grande y dos pequeñitos a modo de orejitas. ¡Se le ve tan mono cuando asoma su carita por ella...!

Y como sé que le gusta pasar rozando la espaldita por debajo de cosas, le hice un agujero grande como para pasar, pero bajo, de forma que solo pasa cuando se agacha e incluso puede levantar la casa cuando está pasando si se pone erguido.

              

La casa de Verano de Nelo estaba acabada y necesitaba la aprobación de su dueño. Se la puse en el suelo y la miró, la olisqueó y dijo: "adentro". Se metió y le gustó muchísimo. A diferencia de la casa anterior, esta tenía espacios distintos y muchos agujeros por todos los lados. Asomó el hociquito ¡hasta por los del techo! Decidió que una de las ventanas no era tan grande como debía y la "arregló", ya me entendéis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada